sábado, 14 de enero de 2012

SOBRE EL CARDENAL TARANCON



El cardenal Tarancón era un gran ser humano. No me voy a centrar en sus virtudes, porque este campo daría para mucho, hoy prefiero concentrarme en sus defectos. Tengo por norma no criticar a los eclesiásticos. Y no hago excepción, salvo que las condenas de Roma se acumulen sobre el sujeto. En cuyo caso me siento autorizado a atizar un poco más el fuego. Pero con el cardenal es distinto. Murió hace mucho y ya es objeto de frío análisis. Tener caridad con él, sería como tener caridad de Napoleón.

El cardenal siempre actuó de buena fe, siempre creyó estar en la línea del Concilio Vaticano II. Estar en esa línea le convenció de que hacía lo correcto. Fue un hombre tolerante, dialogante y amante de la libertad. Pero eso sí, sólo con los progresistas. A todo aquello que le pareciera conservador, le aplicaba jarabe de palo.
Siempre medio cerró los ojos con sus buenos hijos liberales. Mientras no quemaran la iglesia, podían hacer lo que quisieran dentro de ella. Pero con los obedientes hijos amantes de la tradición fue implacable.

El Cardenal Tarancón fue una especie de héroe para muchos obispos españoles de los años 70 y 80. Gozó de todos los elogios posibles por parte de los políticos. Respetadísimo en la Curia Romana, amado por los partidos de izquierda, y todo así. Pero la Historia iba a portar su venganza del modo más inesperado: Juan Pablo II.

El Papa polaco conoció muy bien al cardenal en cuestión. Apenas han trascendido los detalles del pésimo pensamiento de Juan Pablo II acerca de Tarancón. Hace pocos meses apareció en la prensa una columna de Enric Juliana tratando este tema. No era ninguna revelación nueva, basta leer las memorias de Tarancón, para darse cuenta por sus silencios de lo que pensaba de Juan Pablo II. Yo tengo la información personal (y no publicable) procedente de un obispo que me explicó algunos pormenores de esto de lo que hablo. Lo cierto es que Juan Pablo II tuvo muy claro que los juicios de Dios no son los juicios de los hombres. Tuvo muy claro que la dinámica promovida por Tarancón llevaba a la Iglesia a su destrucción. Tarancón como ser humano podía ser muy sociable, agradable y dialogante, pero como gobernante de la Iglesia siguió un camino equivocado.

Dos hombres, dos diócesis. Baste ver cómo dejó la diócesis el Cardenal de Toledo y cómo dejó Madrid el Cardenal Tarancón. Y estamos hablando prácticamente de los mismos años y con clero similar. Las dos diócesis estaban geográficamente colindantes, eclesialmente estaban a varios años luz.
No escribo estas líneas con ningún afán de revancha. No tengo nada personal contra Tarancón. Siempre me gusta hablar bien del clero. Pero no debemos dejarnos engatusar por cantos de sirenas. Porque esos mitos ficticios pueden tener su influencia en el presente. Hay que decir las cosas bien claras: el desembarco de Tarancón en Madrid supuso el triunfo absoluto de las tesis eclesiales más extremistas.

Porque el cardenal de la libertad y la tolerancia supuso un terremoto espiritual que dejó en ruinas al edificio invisible de la Iglesia durante una generación entera. Otra hubiera sido la historia si don Marcelo hubiera sido el arzobispo de Madrid. Ya no digo nada si lo hubiera sido Monseñor Guerra Campos. Pero Tarancón promovió a grandes puestos de la archidiócesis a un nutrido número de presbíteros que se emplearon a conciencia en el arte de la demolición.

Me ahorro los dolorosos detalles de la historia de cómo muchos lobos pasaron a cuidar de las ovejas. No entro en los detalles que nos darían la escalofriante magnitud de la destrucción. Pero una generación después ya va siendo hora de que empecemos a llamar las cosas por su nombre.

Libro de memorias
Después, en su libro de memorias, el cardenal hizo un apoteósico ejercicio de amnesia. Yo me leí el aburrido e interminable libro, página a página, preguntándome una y otra vez si nos diría algo de cualquier tema que realmente importara. Pero no. En un continuado ziz-zag evitó cualquier tema conflictivo. Pero no me defraudó a mí, sobre todo defraudó a los suyos. Pues en definitiva lo que venía a decir en cada asunto tratado de refilón, era: yo no fui como imagináis, era mucho más conservador de lo que pensabais.

Pero un libro no arregla una vida. Madrid en los años 80 era una archidiócesis inmersa en un proceso jacobinita que anunciaba los peores brumarios. De todas maneras, aquello no estalló porque los buenos sacerdotes seguían en sus puestos: obedientes, leales al Magisterio, haciendo lo que tenían que hacer. Pero si ese gobierno de la archidiócesis se hubiera prolongado diez años más, indudablemente, que no le quepa la duda a nadie, la archidiócesis hubiera saltado por los aires. Afortunadamente, el clero muestra una fuerte tendencia a la longevidad. De forma que muy a pesar de la Revolución Taranconiana seguían quedando infinidad de buenos presbíteros. Los progresistas daban a estos por casos perdidos. Pero, madre mía, ¡lo que viven los curas tradicionales! Parece que ahora les daba por vivir más que nunca.

Para acabar de arreglar el mal panorama para los progresistas, había que contar con que las bajas por secularización entre los liberales eran escalofriantes. Entre las defecciones de unos y la longevidad de los otros, la cuentas no acaban de cuadrar. Aquello parecía como una maldición de Tutankamón. Entre los exaltados, las bajas en combate eran mayores que en el Frente Oriental en la Segunda Guerra Mundial.

Así estaban las cosas, cuando Tarancón tuvo que presentar la dimisión en plena posesión de sus facultades físicas, mentales y cardenalicias. Se retiró en su tierra, Burriana. Menos mal, porque suelto por Madrid, hubiera sido como el Octavo Pasajero en la nave Nostromo.

Estoy seguro de que a Tagliaferri, el nuevo nuncio, Burriana le parecía demasiado cerca de Madrid. Él hubiera preferido que el cardenal se fuera a ejercer su ministerio a Trinidad y Tobago. Aprenda inglés, aprenda inglés, es la lengua del futuro.

Por: Padre Fortea

17 comentarios:

  1. No solo el daño que hizo en Madrid, es el daño que hizo en toda España. Y Tarancón no ha muerto, ahí está su obra, y sus discípulos, mandando con dictadura de hierro en la gran mayoría o todas las diócesis españolas. Y tampoco es que el caso español sea particular, así está toda la Iglesia, en todos sitios. Particularmente aquí tenemos los Roucos, los Cañizares, etc... dignos sucesores de Tarancón y su estilo demoledor, porque la demolición continúa, y los que no lo sean no sabemos donde están porque no dicen esta boca es mía.

    De todas formas yo creo que Tarancón no es que entendiera mal el CV2, es que el CV2 por una parte es tan ambiguo que cualquiera lo puede entender del modo que le de la gana, y por otra parte está mas bien construido de intenciones liberales y progresistas. No, no creo yo que entendiera mal el CV2.

    JP2 tampoco digamos que fuera un gran constructor, precisamente, pues a la vista está el estado lamentable en que quedó la Iglesia durante su pontificado. Y la cosa sigue, por supuesto, porque en realidad aunque con menos desparpajo lo que se sigue aplicando a machamartillo es el CV2 y en el sentido que realmente querían los que se impusieron, en el liberal y progresista, en el modernista, en el herético, y si, digo herético porque el modernismo está condenado por la Iglesia y lo que tenemos hoy en todas y cada una de nuestras parroquias es modernismo brotando por doquier, y ciego el que no lo vea porque no quiere verlo. Así que no te arrimes que me tiznas, le digo la sartén al cazo.

    ResponderEliminar
  2. No entiendo mucho, pero te equivocas al mentar como malos a Cañizares y Rouco. Te equivocas y mucho. Te lo dice uno al solo interesa la sana doctrina de nuestra Santa Madre Iglesia Católica Apostólica y Romana.

    ResponderEliminar
  3. Pues precisamente por eso, Anónimo, precisamente, por la sana doctrina y el sano ejemplo dado, pues ambos son fervientes demócratas y están publicadas sus fervientes loas a esta democracia asesina. Tienes que ir mas lejos, Anónimo, mas lejos, mas profundo, aprende sobre la Santa Tradición pre-conciliar, el Concilio Vaticano II, lo que pasó antes, durante y después y empezarás a entender muchas cosas que te van a doler, como nos duele a los que ya hemos corrido ese tramo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para terminar: menudo argumento me acabas de dar con la cosa esa de "loas a la democracia...". Me parece, con todo mi respeto, que te pasas bastante o vaya vd. a saber que otra historia tienes en la cabeza. Pero por favor, son dos Cardenales nombrados por el Señor que sabe lo que hace y para un tiempo bastante difícil de predominio del mal por todos lados. Un abrazo. Por cierto, !que buen recuerdo nos ha dejado en Granada, mi ciudad, Cañizares, gran trabajador y pequeño gran hombre cristiano!.

      Eliminar
    2. Hombre, Anónimo, para argumento el tuyo, como si en el infierno no pudiera haber sacerdotes, obispos, cardenales y hasta papas.

      Pero te doy un par de pistas. Lee esto:

      http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=12642

      Y luego mira los frutos evangelizadores de nuestros campeones mitrados:

      http://www.alertadigital.com/2012/01/15/del-concilio-vaticano-ii-a-los-progres-con-sotana-la-iglesia-contra-espana/

      ¿O es que no ves el estado de la Iglesia española? ¿O es que no ves el estado de España, otrora guarda y defensa de la cristiandad? ¿O es que no sabes de la traición vaticanosegundista de la Iglesia al católico régimen de Franco y a aquellos mártires que dieron su sangre precisamente por Dios y por España, es decir, por la Iglesia? ¿O es que no ves que estos mitrados siguen traicionando a España y a su esencia católica por no decir que van mas allá en su traición?

      Estas bastante lejos, Anónimo, bastante lejos, pero yo también cierro el tema porque para ciego el que no quiera ver, pero si quieres aquí tienes por donde empezar para descubrir las verdades del barquero, rezando siempre y no dejando nunca de tener fe.

      Saludos.

      Eliminar
  4. 1º.Me duele totalmente el estado de la Iglesia española. Y mas aún de muchos católicos. Y más aún de la mayoria del pueblo, impotente y sin defensas ante la aplastante máquina de la mentira
    2º Al grupo a que pertenezco (aprobado, bendecido, apoyado, por la Santa Sede) la mayoría de curas no nos quieren ni ver.
    3º El regimen de Franco no podría existir hoy. Investiga el futuro que esperaba a Carrero Blanco .... Será quizá necesario tocar fondo y nueva gesta histórica.
    4º Sigo pensando que te pasas un g.
    5º Te anímo como nos mandó Leon XXIII a "retirar su máscara a los masones" en la medida que podamos.
    y 6ºNo te excedas tanto pues pienso que algún veneno tienes en la cabeza que debes extirpar. Tranquilo pues todos tenemos nuestros venenos, pero no me gusta que te metas con esos dos hombres de Dios que para nada han colaborado en construir el estercolero

    ResponderEliminar
  5. Último anónimo: ¿quién eres? ¿a quién te diriges? De verdad que esto de los anónimos es una lata.

    Si te diriges a mi te diré que yo no me meto con nadie, mas bien cuento los hechos y aporto información y argumentos respaldados. Lo siento, hay curas que lo hacen bien y curas que no, como todo el mundo, y lo siento pero opino que el clero español SÍ contribuyó, ha contribuido y sigue contribuyendo en el estercolero, y los motivos y el análisis podrá ser discutible pero los hechos son los hechos.

    Y el clericalismo ciego también es veneno. Ahora bien no me vengas con ambigüedades si tengo un veneno dímelo, explícate, y si no puedes entonces mejor no digas nada.

    Y si el régimen de Franco pudiera o no existir hoy eso jamás lo sabremos, lo que si sabemos es que por desgracia estaba ya bastante podrido porque podridos, traidores, cobardes y vendidos eran una gran parte de los que formaban ese régimen, y las mentes mas preclaras y que luego han demostrado tener razón en todo, como D. Blas Piñar, hasta por el mismo Franco eran repudiados. Si España hubiera sido España, la misma que venció el siglo pasado, la misma de los siglos pasados en sus mejores gestas, la misma dispuesta a sacrificarse, esforzarse y entregar su sangre entonces es bastante posible que hoy España fuera esa España de siempre: fuerte y católica.

    ¿A que grupo perteneces? ... ¿?

    Me paso un ... ¿g? ¿Que es eso?

    ResponderEliminar
  6. Antonius, me llamo Antonio, pertenezco al Camino Neocatecumenal y me estoy dirigiendo a ti. Mucho me ha costado entender la verdad de la historia de España. El veneno que tienes es que no aceptas ,creo, la realidad. La realidad es lo que hay y no hay otra cosa. Realidad en la debemos ser luz para nuestra sociedad y para todo y dejar por tanto de recrearnos en tantas cosas malas de las que llevas razón, pero con veneno poco vas a solucionar. Te deseo lo mejor y por tus comentarios te aprecio. Pero te pasas un huevo. Bastante hay ya con la que está cayendo para perder el tiempo en que si esto o lo otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah....! Kiko... ya veo... pues mira, personalmente tengo muy malas experiencias con curas kikos porque me consta de que esos si sueltan veneno a raudales (me han llegado a soltar herejías horribles y me han aconsejado en contra del magisterio de la Iglesia en una confesión que hice con uno de ellos, y obviamente no volveré a no ser que sea para decirle que deje de hacer eso, que no envenene mas al rebaño del Señor y que Le pida perdón al Señor)... y porque veo cosas en los kikos que como católico me avergüenzo y me lamento de que sea posible que se permitan semejantes abominaciones en la Iglesia... pero todo se sabrá...

      Mira Antonio, si te das cuenta ha sido servidor desde un principio el que ha hablado de hechos, de realidades. Precisamente por ser kiko mas falta te hace que te apliques a ti mismo los consejos que das porque muy probablemente eres víctima de acoso sectario, porque sois vosotros para vosotros mismos los que estáis en la auténtica fe y camino y los demás tenemos que ser kiko-evangelizados, así es como lo veis grosso modo. ¡QUE LÁSTIMA!

      No te confundas, yo veo perfectamente los hechos y las realidades, me temo que mucho mejor que tu aunque obviamente no perfecta ni totalmente porque a eso ningún hombre llega. Efectivamente, veo los hechos, pero no los acepto, ¿sabes por qué? Porque soy cristiano y estoy llamado a convertir al mundo, porque el hecho es que el mundo está perdido y eso es I-NA-CEP-TA-BLE para un católico. No me puedo quedar conforme ni me pienso quedar conforme. ¿Sigues pensando que estoy envenenado? Pues yo te invito a que empieces a sacudirte el veneno kiko y a que conozcas la Santa Tradición y las tristes verdades conciliares y post-conciliares, que son las realidades contemporáneas que aquel desastre nos trajo.

      ¿Mas veneno? Mira esto, que está calentito todavía:

      http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=10941

      http://religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=20136

      Y lee los comentarios, a pesar de la censura en uno de los sitios. Verás que los cristianos estamos empezando a despertar y no nos chupamos el dedo. Lo que ha hecho Rouco es una barbaridad porque implícitamente está poniendo como modelo cristiano a un señor que se hizo del mundo, liberalismo y abortismo incluidos entre muchas mas cosas, cuando tu debes saber muy bien que Jesús y la Iglesia llama a predicar con el ejemplo y a poner en práctica con valentía la fe y la Palabra en todos los ámbitos de nuestra vida tanto privada como PÚBLICA, no que dejemos la Palabra puertas adentro de casa y de puertas afuera nos dediquemos a agradar al mundo: democracia, liberalismo, aborto, capitalismo, socialismo, aborto, libertad religiosa, putimonios, etc. etc. etc... ¿Tu crees que el Sr. Fraga (D.E.P.) es modelo de virtud cristiana? ¿Tu crees que un arzobispo y presidente de la CEE hace bien en poner como modelo a un hombre que clarísimamente ha hecho mucho mucho mucho daño con su actividad política que ha sido una actividad eminentemente mundana y absolutamente anti-cristiana? Son solo ejemplos, y por argumentación y aporte documental no me dirás que no es.

      Eliminar
  7. Buenas tardes a todos.

    1º No considero para nada a Juan Pablo II un mal papa, es mas lo considero un bastante Buen Papa, es cierto que tuvo algunos errores graves, pienso que llevo demasiado lejos el dialogo interreligioso, pienso que se equivoco en su postura de tolerancia al sionismo, pero a pesar de esos errores, Juan Pablo II dejo a la Iglesia mucho mejor de lo que la encontro, y su entrega personal y su santidad son intachables, el inicio un camino de regeneracion que hoy continua el Papa Benedicto XVI, y mas que sus pocos errores debemos mirar sus muchos aciertos.

    2º Tarancon fue un traidor, no hay nada que mirar sobre los tiempos y la situacion, El ayudo a quitar un regimen catolico para imponer otro regimen que lleva ya mas de 1,5 millones de inocentes muertos, esa fue su aportacion a España y a la Iglesia, ayudar al mal a consolidarse, adular a los enemigos de Dios, similar camino llevan otros muchos obispos que hoy en dia siguen destruyendo a la Iglesia desde dentro en nuestra Patria

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien Antonius, veo que disparas a todo lo que no entiendes. Si nos vemos algún día te diré lo que es mi vida hoy y de donde vengo, porque de otra cosa para que hablar. Entonces no dirás esas cosas de "los Kikos", que duelen mucho. Adios amigo. Antonio

      Eliminar
    2. Antonio, no me estoy inventando nada, entiendo lo suficiente para decir lo que digo.

      Con mucho gusto te escucharía, si es que no quieres hablar de otra cosa, yo no tengo problema.

      Digo "kikos" porque se me hace un poco incómodo decir y escribir "los del camino neocatecumenal" cada vez. Asimismo escribo JP2 (Juan Pablo II), B16 (Benedicto XVI) etc... para abreviar, y no con intención de faltar.

      Perdóname si te he hecho daño, no es ni ha sido esa mi intención, y recuerda, por favor, que no me invento nada y que como bien dices y sabes algo pasa con los kikos, algo hay, pues bien sabes que si yo digo estas cosas no soy el único católico ni muchísimo menos. Pero sí, por mi dejamos el tema porque ni siquiera estamos hablando de esto en este artículo.

      Dios te bendiga.

      Eliminar
    3. Gracias, hermano. Igualmente, Dios te bendiga. Hasta siempre.

      Eliminar
    4. PD. Espero verte, agún día nos veremos, quizá en el Purgatorio ( o que se yo). Pero espero verte, esa es mi fe, y darnos un ABRAZO.

      Eliminar
    5. Estoa dos últimos comentarios son de Antonio (anonimo) para Antonius.

      Eliminar
  8. ¡Gracias! Rezaré por ti Antonio. Espero verte yo también en el Purgatorio, o en el Cielo (quizás sean tiempos de martirio...).

    ResponderEliminar
  9. Monseñor Rouco Varela manisfestó ante las cámaras de T.V., que la Iglesia, en España, se llevaba "muy bien", con el Gobierno de Zapatero.
    Soy testigo de cargo.
    Todo lo demás, es esconder la cabeza debajo del ala.

    ResponderEliminar