miércoles, 5 de diciembre de 2012

LA ONU, EL NUEVO ORDEN MUNDIAL, Y LA INGENERIA SOCIAL MASONICA

En las grandes conferencias internacionales, organizadas por la ONU, cuaja el proyecto de Poder Global:


1.Cumbre de la Tierra. Rio de Janeiro 1992.

2.Conferencia de Derechos Humanos. Viena 1993.

3.Conferencia de Población y Desarrollo. El Cairo 1994.

4.Conferencia sobre la Mujer. Pekín 1995.

5.Conferencia de Desarrollo Social. Copenhague 1995.

6.Conferencia sobre Hábitats Humanos. Estambul 1996.

7.Cumbre Alimentaria Mundial. Roma 1996.

8.Cumbre del Milenio. Nueva York 2000.

9.Conferencia contra el Racismo y la Discriminación. Durban 2001

10.Cumbre sobre Desarrollo Sustentable. Joanesburgo 2002.

Este proyecto totalitario intenta dar una respuesta única y universal a todas las cuestiones que se puedan plantear a los seres humanos mediante la colonización de las inteligencias y los espíritus. Para lo cual es necesario transformar las ideologías en un “credo religioso” ya que la religión es lo que da sentido a la vida humana, respuesta todos los interrogantes y la mayor felicidad.

El informe Kissinger (1974) fue la consecuencia del fracaso de la Conferencia de Población de Bucarest que intentó imponer al mundo el proyecto de control de la natalidad de USA. Además de enumerar medidas demográficas para disminuir los nacimientos en varios países (Brasil, México, India, Pakistán, etc), el informe enumera tres objetivos estratégicos:

1.1. Disfrazar las políticas de control de natalidad bajo la capa de los Derechos Humanos del individuo o de la propia pareja.

2.2. Cambiar los patrones culturales de los pueblos, incluidas las creencias religiosas.

3.3. Utilizar a los políticos nativos reeducados en las universidades de Estados Unidos y Gran Bretaña para que entreguen la soberanía jurídica y territorial de sus naciones.

Es una forma de guerra fría cuya finalidad es conseguir el dominio global por la imposición de un “pensamiento único”. Es la constitución de una nueva sociedad, anulando lenta y discretamente toda visión trascendente del hombre para sustituirla por un sistema de base pagana, gnóstica y masónica. Es la reingeniería social anticristiana.

Las Naciones Unidas (ONU), sus agencias, sus comités de expertos y de seguimiento (observatorios), al servicio del Nuevo Orden Mundial, han impuesto la idea de que los Derechos Humanos son evolutivos y pueden dar origen a “pseudo – derechos” a l servicio de las políticas del proyecto de Gobierno Mundial. Tres ejemplos:

1.La Recomendación General (2004) del Comité de Seguimiento de la Convención Internacional contra toda forma de Discriminación de la Mujer (DEDAW 1979) define la convención como un instrumento dinámico sujeto a aportaciones progresivas. Pide que se instrumenten programas de “planificación familiar”, que incluye: anticoncepción, esterilización y aborto.

Entre los derechos de la mujer se incluyen los “derechos sexuales y reproductivos”. Para mayor confusión, el término “salud sexual” se relaciona con la “homosexualidad” bajo el eufemismo de “libre orientación sexual”.

2.El Comité de seguimiento del Tratado Internacional contra la Tortura interpreta como “tortura psicológica” las leyes o actitudes familiares que impidan abortar.

3.La Observación General (2009) del Comité de seguimiento del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales incluyó la discriminación por orientación sexual e identidad de género, por ejemplo, de los transgénero, los transexuales o los intersexo.

No se trata de evitar la discriminación injusta, sino de forzar la aceptación social y jurídica de la homosexualidad, originando innumerables abusos y una verdadera subversión del orden social natural. Es una batalla, cuyo frente más importante es el “semántico”. Por ejemplo: “paternidad responsable”, “violencia contra la mujer”, “torturas”, “derecho al aborto”, etc. El Pontificio Consejo para Familia, por iniciativa del cardenal López Trujillo, editó su “Lexicon de términos ambiguos y discutidos sobre familia, vida y ética” que suma voces en cada edición.

El origen de la perversión de los Derechos Humanos hay que encontrarlo en la negación de la existencia de Dios Creador. La paternidad divina es la razón última en la que se basan los Derechos Humanos. La ley divina, el orden natural inmutable es la base fundamental en que se asienta la dignidad de ser hijos de Dios y no en las declaraciones de la ONU.

Además, la filosofía pre-cristiana llegó, con la sola luz de la razón, a certezas sobre la existencia de Dios, la creación y la naturaleza humana que sirvieron de apoyo a la teología católica de San Agustín y Santo Tomás.

La “perspectiva de género” es el nuevo paradigma social-masónico de la familia, es la clave de la “reingeniería social anticristiana” para subvertir el concepto de “familia”.

La ONU adopta la ideología de género a principios de los años 90 con el objetivo de imponer una visión antinatural de sexualidad autoconstruida al servicio del placer. Es el punto clave de la nueva sociedad que pretende el Nuevo Orden Mundial, que justifica el reconocimiento social y jurídico de la homosexualidad, el pseudo-derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo y a la adopción de niños por homosexuales.

Los Principios de Yogyakarta, elaborados en un conciliábulo de activistas pro-homosexualidad, muchos de ellos funcionarios de la ONU, son una grave amenaza social.



No hay comentarios:

Publicar un comentario