miércoles, 27 de junio de 2012

LA CRUZ Y LA ESPADA

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame”. (Lucas 9:23)


Este pasaje del Evangelio de Lucas, sienta las bases de lo que Cristo exige de la vida de sus discípulos, las condiciones sin las cuales es imposible alcanzar la plenitud de una vida cristiana sincera y fiel al Evangelio.

Cristo nos pone tres condiciones fundamentales para ser verdaderos discípulos suyos:

La primera de ellas va referida a la negación de nuestra propia voluntad que muy a menudo se enfrenta a la voluntad de Dios, los impulsos del corazón del hombre tienden al mal desde su adolescencia“ (Gn 8,21), desde el nacimiento, ya nuestra naturaleza está manchada con el pecado original, y toda nuestra vida debe ser un constante batallar para negar impulsos, pasiones e influencias que nos alejen de Dios, sin negación de nuestra naturaleza caída no puede existir una verdadera conversión.

La segunda condición exige asumir las cargas que Dios nos pone en la vida para nuestra santificación con las virtudes con las que Cristo asumió el peso de la Cruz y la muerte en la misma, si bien jamás podremos ser como Él, es necesario imitarlo en lo posible y asumir con las virtudes especialmente de la humildad y la paciencia, todas las contrariedad que Dios nos mande para nuestro bien, el sufrimiento llevado con amor es la clave de la salvación, “porque el amor cubrirá multitud de pecados” (Pedro 4,8), así, la clave de la redención está en que el Hijo de Dios sufrió el más grande tormento en la Cruz por amor a los suyos.

Solamente las dos primera condiciones pueden dar paso a la tercera, seguir a Cristo implica negar nuestra naturaleza perversa, revestirnos de la voluntad de Dios y caminar según sus mandamientos hasta la misma Cruz, así caminaron todos los Mártires y Santos desde San Esteban hasta nuestros tiempos donde el Martirio y la Cruz adquieren nuevas formas que no siempre implican el derramamiento de sangre, sino que pueden presentarse en forma de exclusión, marginación, o persecución por nuestro entorno social a causa de la Fe.

Cristo no solamente nos advirtió sobre las condiciones necesarias para ser sus discípulos, sino que expuso las consecuencias que esto tendría para los cristianos.

“No creáis que he venido a traer la paz a la tierra; no he venido a traer la paz, sino la espada, porque yo he venido a separar al hombre de su padre, y a la hija de su madre, y la nuera de su suegra, y serán enemigos del hombre sus mismos domésticos”. (Mt 10, 34-36)

Cristo sabia que vivir una vida auténticamente cristiana sería motivo de escándalo para el mundo y causa de división aun entre nuestro entorno más cercano, la espada para el cristiano debe adquirir un sentido alegórico en cuanto a que la Fe debe ser combativa y nunca pasiva porque “el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe” (Sant 2,24), así la Fe debe ser motivo de división ya que el mundo siempre la rechazará y la perseguirá, que el cristianismo no sea motivo de división y de lucha en una sociedad es síntoma inequívoco de su corrupción y de que este ha perdido el sentido primigenio del mismo y su esencia.

Así, San Juan sentencia:

“Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él”. (Juan 2,15)

Sean pues la Cruz y la Espada símbolos de nuestra Fe, la Cruz por ser la finalidad de nuestra vida cristiana, el sacrificio agradable que Dios espera de nosotros, la Espada por ser símbolo del combate espiritual que el cristiano libra contra su propia naturaleza y contra el mundo.

Por: Antonio M.R.

http://tradiciondigital.es/2012/06/26/la-cruz-y-la-espada/

3 comentarios:

  1. Muchas gracias. Precisamente llevaba un día revuelto haciéndome preguntas... y todas han sido respondidas en este post. Andrés

    ResponderEliminar
  2. Todos tenemos dias revueltos, tener las ideas claras no significa siempre tener el corazon preparado para lo que significa el amor de Dios,prueba de ellos es que a pesar de todo lo que sabemos como cristianos seguimos siendo grandes pecadores, en cualquier caso me alegro que te el articulo te sirva de ayuda.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Bueno este es un muy buen libro especial para este tema "la cruz y la espada":

    http://libros-ns.blogspot.mx/2009/12/salvador-borrego-la-cruz-y-la-espada.html

    ResponderEliminar